¿Qué metodología es mejor para la gestión de mi proyecto de software?

Cuando estamos haciendo la preparación de un proyecto es inevitable pensar en una  pregunta: ¿qué marco de trabajo me conviene más para la gestión de mi proyecto de desarrollo de software?.

En este punto hago una pausa para reflexionar un poco sobre las diferencias entre metodología y marco de trabajo, para esto vale definir cada uno de los términos.

Diferencias entre metodología y marco de trabajo


  • Metodología: Hace referencia al conjunto de procedimientos racionales utilizados para alcanzar el objetivo o la gama de objetivos que rige una investigación científica, una exposición doctrinal o tareas que requieran habilidades/conocimientos.

    Ejemplos: Metodologías clásicas como la propuesta por el Project management Institute y ágiles como la que nos encontramos con SCRUM o SAFe.
  • Marco de trabajo:  Del inglés framework. Un marco de trabajo es un conjunto de conceptos, prácticas y criterios para enfocar un tipo de problemática particular que sirve como referencia, para enfrentar y resolver nuevos problemas de índole similar.

    Ejemplos: Clásicas: PMP, PRINCE2 y Ágiles: SCRUM, SAFe.


Si hacemos una comparativa breve entre los dos términos podemos decir que la metodología sigue un esquema inamovible y “metódico” (de ahí su definición) para alcanzar un fin, mientras que los marcos de trabajo se nutren de diferentes conceptos para su funcionamiento, estos conceptos son tomados mayormente de las metodologías, y de acuerdo al criterio y la flexibilidad de su implementación se pueden establecer parámetros más libres que nos van a permitir avanzar en nuestro cometido.

Con lo expuesto anteriormente podemos hacer un diagrama que nos permita visualizar los conceptos:

Diagrama de metodología versus marcos de trabajo

Ahora que tenemos definidos y claros los conceptos de metodología y marco de trabajo, avancemos en la metodología que me conviene adoptar en la gestión de mi proyecto.

Metodologías para le gestión de proyectos de software


Clásicas o de cascada


Esta metodología es una aproximación lineal al desarrollo de software y ha sido la más utilizada durante los últimos 30 años. La secuencia que sigue este método está compuesta de las siguientes fases:

  • Captura y documentación de requerimientos.
  • Diseño.
  • Desarrollo.
  • Test.
  • UATs.
  • Corrección de errores y ajustes finales.
  • Liberación en producción.

En un desarrollo waterfall o cáscada pura, cada una de estas etapas deben darse por concluidas antes de comenzar con la siguiente. 

En la metodología de cascada no es posible avanzar a la siguiente fase, si la etapa previa no se ha terminado. 

(Un ejemplo son los requisitos que deben ser validados por el cliente antes de avanzar a la fase de diseño).



Agile o ágil



Es un enfoque iterativo y basado en equipos para el desarrollo. Este enfoque enfatiza la entrega rápida e incremental de una aplicación en componentes funcionales completos. 

Cada iteración tiene una duración definida con una lista continua de entregables, planificada al principio de la iteración. Los entregables son priorizados por el valor del negocio y que es determinado por el cliente. Si no se puede completar todo el trabajo planificado para la iteración, se vuelven a priorizar las tareas y se incluyen en la siguiente iteración.

A medida que el trabajo se completa, este puede ser revisado y evaluado por el equipo del proyecto y el cliente, a través de las ceremonias Agile. Las metodologías Agile o ágiles cuentan con un alto nivel de participación del cliente en todo el proyecto, y especialmente durante estas revisiones.

Diagrama de metodología ágil

Todas las metodologías son válidas, maduras y confiables para aplicar en tus proyectos.

¿Cómo elijo la mejor metodología para mi proyecto de software?



Decidir la metodología más adecuada para cada caso no es algo sencillo, cada proyecto, por sus características intrinsecas, requiere distintas formas de gestión. Es conveniente hacer una investigación del proyecto con detenimiento, así como de las circunstancias que lo rodean y del entorno del propio cliente.

En ocasiones, implementar íntegramente una metodología, ya sea waterfall o Agile, es bastante complejo. 

Es por ello que, dependiendo de la tipología del proyecto, recomendamos un enfoque metodológico híbrido, al que en Gluo en Gluo hemos adoptado esta metodolgía Hybrid Agile.

Esta metodología, tiene sus bases en el framework  de Scrum.  

Hybrid Agile acelera la curva de adaptación al mismo, sin perder la capacidad de introspección, transparencia e iteración de las metodologías Agile. A la vez que introduce ciertas características de metodologías más tradicionales, haciendo así que en entornos que tienen escasa formación en enfoques Agile, los equipos de trabajo y el cliente se sientan más cómodos.

Esta metodología híbrida involucra el uso de prototipos. De esta forma proporcionamos al cliente una mejor visión de su producto terminado al principio del ciclo de diseño y desarrollo. Esto ayuda a mejorar la comprensión del equipo de los requisitos y la comunicación con el cliente.

Diagrama de metodología híbrida

En próximas entregas les estaremos hablando sobre una metodología híbrida para la gestión del proyecto.

¿Actualmente tienes retos para administrar los proyectos de software dentro de tu empresa? En Gluo podemos capacitar a tu equipo en metodologías de Project Management para asegurar la calidad de los proyectos y entregar requerimientos en tiempo y forma. Contáctanos aquí.